Atractivos Culturales

Portada / Atractivos Culturales

San Fernando de Montecristi, fundada en 1533 por Juan de Bolaños y repoblada por Canarios en 1750 es una ciudad de anchas calles, dueña de un valioso conjunto de arquitectura popular y antillana, reveladora de la bonanza económica que tuvo durante su apogeo a finales del siglo XIX y principios del XX, cuando se instaló la Grenada Fruit Company, plantadora de bananos.  

Los montecristeños recuerdan con orgullo, que en su pueblo se produjo el famoso encuentro entre el dominicano generalísimo Máximo Gómez y el libertador cubano José Martí, ambos gestores de la Independencia Cubana,  en el cual firmaron el Manifiesto de Cuba un 25 de marzo de 1875.

A nivel nacional esta provincia es conocida por su tradición gastronómica, en parte por los frutos del mar que provienen de sus costas. En los pequeños establecimientos esparcidos por todo la provincia se pueden pedir platos elaborados con cangrejo, pescados y lambí, que forman parte de las delicias culinarias de esta provincia. Otra insignia de su gastronomía es el famoso “Chivo Liniero” una delicia que se consume horneado, guisado, en empanadas entre otras variedades.

Con una gran riqueza cultural, su patrimonio esta lleno de tradiciones, gastronomía, artesanía, arquitectura, historia, música y deporte. Las rutas sugeridas permiten conocer  lo más importante de los atractivos culturales,  en poco tiempo.  La ciudad está conectada con sus municipios, y por tener excelentes carreteras, se facilita que pueda ampliar su recorrido a toda la región.

A solo pocos kilómetros de Haití, y en  30 minutos,  el visitante tiene la oportunidad de conocer la frontera, al desplazarse hacia la provincia Dajabón. Allí el  mercado fronterizo binacional es parte de su atractivo, el cual se efectúa cada viernes.

CENTRO HISTÓRICO

Aunque el desarrollo de las construcciones corresponde a finales del siglo XIX y principios del siglo XX, el trazado urbano del centro histórico de Montecristi presenta un plano en damero con manzanas regulares de forma cuadrada perfecta, respetando el diseño original que corresponde al desarrollo urbano utilizado por la corona española en América desde el inicio de la conquista.

El conjunto urbano de Montecristi, está compuesto por viviendas de madera de una y dos plantas conteniendo elementos similares a la arquitectura de la época que se encuentra en otras islas del arco antillano. En esta se destacan los techos inclinados (a varias aguas), las galerías perimetrales, buhardillas, guardamalletas, prevaleciendo los elementos que le dieron unicidad a la arquitectura antillana y que sirvieron de ejemplo para el desarrollo de la arquitectura popular dominicana.

Caminar el Centro Histórico de Montecristi es hacer un recorrido por la historia que revisitar la bonanza de económica de esta notable ciudad que tuvo un enorme apogeo a finales del siglo XIX.  Hay 17 casas con placas que facilitan la identificación con el nombre de las familias y fecha de construcción y material informativo que puedes descargar aquí (pdf del mapa multidestino).

CASA DE MANÓLO TAVÁREZ

La Casa de Manolo Tavárez, pintada de un amarillo esperanza, de madera y con techo de zinc a dos aguas, cuya cumbrera se alza en forma muy pronunciada imprimiendo elegancia a la construcción. Frente a su casa está el principal parque del pueblo que lleva el nombre de Manolo. Es la antigua Plaza de la Concordia de 1925, que ha sido remodelado y en el centro tiene una moderna glorieta y un busto del héroe nacional, con inscripciones y datos.

Aquí Manuel Aurelio Tavárez Justo –Manolo– líder de la resistencia para derrocar la dictadura de Trujillo y el retorno a la constitución de 1963, luchador incansable nacido y criado en Montecristi, vivió sus primeros años junto a su esposa, la heroína Minerva Mirabal.

ARQUITECTURA POPULAR, VERNÁCULA Y REPUBLICANA

Una de las cosas que llama más la atención de visitantes es la interesante arquitectura de las casas y edificaciones del Centro Histórico de Montecristi. Las construcciones más antiguas del centro histórico de Montecristi datan del período republicano, producto del intenso intercambio comercial de esos años. Las viviendas empiezan a ser mejoradas utilizándose nuevos materiales industrializados, como los tablones de madera aserrada, las planchas de zinc liso y los bloques de ladrillo y cemento, en lugar de tablas de palma, canas y yaguas.

La prosperidad originada por el comercio portuario trae además nuevos estilos de construir que enriquecen los modelos tradicionales de la carpintería local y combinan nuevos volúmenes en las edificaciones. Es así como aparecen elementos tomados de la arquitectura neoclásica  populares en Inglaterra, Francia y otros países europeos galerías, buhardillas, mansardas, volúmenes en saliente, etc. – que se añaden a la simpleza de los espacios populares surgiendo magníficas combinaciones, similares a las que aparecen en otras ciudades antillanas pero con rasgos particulares criollos.

En su mayoría se trata de edificaciones que combinan una gran riqueza de estilos, dando lugar a espacios más amplios y mejor ventilados. Estas incluyen igualmente diversas adaptaciones en volumen, con techos inclinados ya no de dos, sino de 4, 6 y hasta 8 aguas, utilizando como material principal la madera y las planchas metálicas. Un reducido número de estas casas de dos y tres pisos son más singulares aún pues fueron especialmente encargadas por catálogo e importadas por sus propietarios, quienes confiaban su instalación a maestros carpinteros con experiencia e incluso extranjeros.

Adicionalmente, se popularizó un número importante de variantes decorativas y elementos ornamentales, como los balaustres de madera, las barandas, las puertas persianas y los tragaluces, característicos de la arquitectura antillana.

Haz la ruta del Centro Histórico

 

CENTRO DE INTERPRETACIÓN DE LA SAL

Las Salinas, y el Centro de Interpretación de la Sal: Creado dentro de un viejo almacén de Sal, construido en 1920. Permite una interacción con la industria de Sal marina obtenida en forma artesanal desde tiempos de la colonia, una tradición conservada por más de 3 generaciones por la Familia García Ricardo. El visitante puede hacer un recorrido en Las Salinas sobre plataformas de madera, (accesible para discapacitados) y adentrarse a un bosque de manglares donde es posible el avistamiento de aves migratorias desde una torre.

Abierto al público viernes a domingo de 9am a 5pm.

Para información adicional sobre la tradicional cosecha de sal marina en Montecristi, haz click aqui (descarga pdf del centro de interpretación de la sal).

 

 

MUSEOS

MUSEO MÁXIMO GÓMEZ – JOSE MARTÍ: La Casa Museo Generalísimo Máximo Gómez es un lugar emblemático de la zona, por la historia que envuelve al lugar y su gran valor cultural. Dado que es en esta ciudad donde se redactó “El Manifiesto de Montecristi” en 1885, documento que proclamó la Independencia en Cuba y firmado por el dominicano General Máximo Gómez y el libertador cubano José Martí. En el museo se ofrece un tour dirigido por un guía especializado.

En el centro histórico de ubicada en la calle Mella, esta casa de techo de Cinc a dos aguas, con tres puertas en su fachada frontal fue la residencia de Máximo Gómez y en su interior se puede apreciar una copia del Manifiesto de y réplicas de algunas armas de la época. También cuenta como una pequeña biblioteca abierta al público.  

Aquí puede descargar información adicional (pdf del museo) .


MUSEO MONTECRISTI 

 

 museo montecristi

EL RELOJ, HITO DE UNA ÉPOCA

Interesante es saber que el reloj público de San Fernando de Montecristi, importante  símbolo de esta ciudad, fue construido por una iniciativa del venezolano Benigno Daniel Conde Vásquez quien recolectó los fondos para su adquisición.

Este alcanza unos 96 pies, fue fabricado en Francia por el relojero Jean Paul Garnier e inicialmente funcionó en la ciudad francesa de Saint- Germain-en-Laye. Una vez llegado por vía marítima a dominicana, fue transportado en tranvía hasta el Parque Duarte (antigua Plaza de Armas), donde fue instalado el 11 de marzo de 1895, siendo inaugurado el 29 de junio de ese año.

En las celebraciones de su inauguración estuvieron presentes el generalísimo dominicano Máximo Gómez y el apóstol cubano José Martí, del cual se cuenta expresó: “Este reloj marcará muy pronto la hora de redención de Cuba.

CEMENTERIO DEL CENTRO DE LA CIUDAD

Es imperativo recomendarle a cualquier amante de la historia nacional, visitar en su viaje a Montecristi el Cementerio Municipal, fundado en 1890, en su entrada de hierro fundido puede leerse la sentencia –Domus Omnibus– o sea –El Hogar de Todos–. En su interior se encuentran decorados e impresionantes panteones estilo neoclásico.

En el mismo descansan los restos de mucho de los restauradores, los “generales” Desiderio Arias, Federico de Jesús García, José Cabrera y Juan de la Cruz Álvarez, además de Huberto Marzán y algunos de los revolucionarios acribillados en Manaclas, luchando por restaurar la constitucionalidad, como Jaime Ricardo, cuñado de Manolo Tavárez.  

DEPORTES, EL BEÍSBOL DOMINICANO

La historia del beisból dominicano y la proyección de sus estrellas internacionales está ligada estrechamente a la provincia de Montecristi. Aquí nació Osvaldo Virgil, primer dominicano en jugar para un equipo de las grandes ligas y Juan Marichal, el primer dominicano en ser admitido al salón de la fama de este deporte.

 

MÚSICA, LA BACHATA Y EL MERENGUE DE MONTECRISTI

La cultura musical de montecristi ha fundido las raíces musicales autóctonas, hispánicas y africanas. El merengue la bachata es parte de cada espacio entre los pobladores. En esta zona se originaron algunas variantes regionales de música, como es el caso del denominado merengue liniero, del cual se derivó el llamado pambiche. Nuestro instrumento musical, La Tambora, se cree que es reflejo de la crianza caprina en montecristi.